miércoles, 10 de diciembre de 2008

Cuentos tradicionales japoneses: los seis Jizôs y los sombreros de paja - 日本の昔話 ・ 「笠地蔵」

Érase una vez un abuelito y una abuelita. El abuelito se ganaba la vida haciendo sombreros de paja. Los dos vivían pobremente, y un año al llegar la noche vieja no tenían dinero para comprar el "mochi" de arroz con que se celebra el Año Nuevo. Entonces, el abuelito decidió ir al pueblo y vender unos sombreros de paja para tratar de ganar algo de dinero. Cogió cinco sombreros, se los puso sobre la espalda, y empezó a caminar al pueblo.

El pueblo estaba bastante lejos de su casa, y al abuelito le llevó todo el día cruzar los campos hasta que por fin llegó. Ya allí, se puso a pregonar:

“¡Sombreros de paja, bonitos sombreros de paja! ¿Quién quiere sombreros?”

Había bastante gente comprando mochi, pescado y vino, pero a nadie le hacían falta sombreros de paja, porque el día de Año Nuevo no se sale de casa. Se acabó el día y el pobre anciano tuvo que volver a casa sin haber vendido ni un solo sombrero, y sin dinero para comprar el mochi de Año Nuevo.

Al salir del pueblo, comenzó a nevar. El abuelito se sentía muy cansado y tenía mucho frío al cruzar por los campos abiertos con tanta nieve. De repente se fijó en unos
O-jizô-sama, unas estatuas de piedra que representan unos dioses japoneses. Había seis Jizôs, con las cabezas cubiertas de nieve y las caras llenas de estalactitas de hielo.

El viejito tenía buen corazón y pensó que los pobres
Jizôs debían tener frío. Les quitó la nieve, y uno tras uno les puso los sombreros de paja que no pudo vender, diciendo:

“Son solamente unos sombreros de paja pero, por favor, acéptenlos…”

Pero sólo tenía cinco sombreros, y los Jizôs eran seis. Así que el anciano le dio al último Jizô su propio sombrero, diciendo:

"Discúlpeme, por favor, por darle un sombrero tan viejo.”

Y cuando acabó, siguió caminando por la nieve hacia su casa.


El abuelito llegó a casa cubierto de nieve. Cuando la abuelita le vió así, sin sombrero ni nada, le preguntó qué había pasado. Él le explicó lo ocurrido, que no pudo vender los sombreros, y que al volver vio a esos
Jizôs cubiertos de nieve, se sintió muy triste por ellos y que como eran seis tuvo que usar su propio sombrero para poder taparlos a todos.

Al oír esto, la abuelita se alegró de tener un marido tan cariñoso:


“Hiciste bien. Aunque seamos pobres, tenemos una casita caliente y ellos no.”


El abuelo, como tenía frío, se sentó al lado del fuego mientras la mujer preparaba la cena. Como no tenían mochi, comieron solamente arroz y unas verduras en vinagre y se fueron a dormir temprano.


A la media noche, fueron despiertos por el sonido de alguien cantando. Al principio las voces sonaban lejos pero iban acercándose a la casa, y cantaban:


“¡El abuelito dio sus sombreros

a los Jizôs todos enteros,
lleguemos, a su casa, lleguemos!”

Los abuelos estaban sorprendidos, aún más cuando oyeron un gran ruido, corrieron para ver lo que era... y vaya sorpresa se llevaron al abrir la puerta.
Paquetes y paquetes montados uno sobre otro, y llenos de arroz, vino, mochi, decoraciones para el Año Nuevo, mantas y kimonos bien calientes, y muchas otras cosas.

Al buscar quien les había traído todo eso, vieron a los seis
Jizôs, alejándose con los sombreros del abuelo puestos. Los Jizôs, en reconocimiento de la bondad del abuelito, les habían traído esos regalos para que tuvieran un próspero Año Nuevo.

Notas


地蔵 Jizō, o más comúnmente お地蔵様 O-jizō-sama, es como se llama en Japón al Bodhisattva Ksitigarbha.

Es una de las divinidades más populares en Japón. Se cree que Jizō es el encargado de proteger las almas de los bebés que no han nacido y de los niños que han muerto siendo muy pequeños, a los que se llama  水子 mizuko, o niños de agua. Así, Jizō es el protector de las mujeres embarazadas y de los niños, y también de los bomberos y de los viajeros.

En el Budismo, se cree que después de morir hay que cruzar el Río Sanzu para llegar a la vida después de la muerte. Según la leyenda, las almas de los niños que mueren prematuramente no pueden cruzar este río, ya que no han acumulado suficientes buenas acciones y además han causado sufrimiento a sus padres. Por esto, son condenados a rezar a la compasión de Buddha y apilar piedras una encima de otra en las orillas del río.

Para salvar a los niños de esto está Jizō, que los rescata escondiéndolos en sus mangas.

En los alrededores de los cementerios es común ver estatuas Jizō, casi siempre vestidas con gorritos y baberos rojos. Ya que las personas que rezan a Jizō piden la protección de niños, visten a las estatuas con estos atuendos típicos de bebés, algunas veces también como ofrenda por haberse curado un niño de una enfermedad. Además, se pueden ver junto a las estatuas pequeños juguetitos, así como montoncitos de piedras. Con estas piedras se espera contribuir a acortar la penitencia del alma a la orilla del río.

Fuentes

Cuento:

Uchina! - Los seis Jizos y los sombreros de paja

Wikipedia - 笠地蔵 




Nota cultural sobre los O-jizô-sama extraída de:

2007 en Japón... y vuelta - Estatuas Jizô 2007



母語がスペイン語のお客様のための、「笠地蔵」の物語。


 

4 Comments:

aran dijo...

Qué bonito cuento. ^__^
Gracias por contárnoslo.
ありがとうございました!
¡Saludos!

河曲勝人 - Kawano Katsuhito dijo...

どういたしまして。

Me alegro de que te guste el cuento, y gracias a ti por permitirme usar el texto de tu blog. ^^

Deka Black dijo...

Un cuento precioso! ^^ Lo de las piedras lo sabia,pero no la razon porque se hacia. Eso me recuerda... No se si es en Nagasaki o en Hiroshima (o en otro sitio, quizas, no lo recuerdo, si soy sincero), pero se que hay una especie de cementerio o memorial repleto de jizos. Y digo repleto, recuerdo habervisto una foto y era algo increible.

Mei dijo...

Muy bonito peor tambien muy emotivo, hasta me hizo llorar T_T!

 

blogger templates 3 columns | Make Money Online