domingo, 16 de diciembre de 2007

Cuentos tradicionales japoneses: El monte Kachikachi - 日本の昔話・かちかち山

(dedicado especialmente a Usagi -Deka Black-)

Hace mucho tiempo vivían en un pequeño pueblo un anciano labrador y su esposa, a quienes no dejaba de atormentar un malvado tanuki. Éste bajaba de la montaña cada noche y se dedicaba a estropear los campos y pisotear y arrancar todas las plantas que con tanto esmero habían sido sembradas. El pobre hombre se enfurecía mucho cada vez que esto sucedía, pero no había forma de atrapar al autor de aquellas diabluras para castigarle.

Cierto día estaba el labrador en plena faena, cuando vio sentado detrás suyo a un tanuki, que se reía de él viéndolo trabajar con tanto ahinco.

- ¡Viejo estúpido! - le dijo el animal -, ¿por qué te molestas? Trabajas en vano, porque yo me encargaré luego de que no quede nada de lo que has sembrado.

El viejo comprendió que aquel tanuki era el causante de los daños en sus campos, y agarrando un palo, se lanzó a por él, pero el animal ya había huido.

La escena se repitió al día siguiente. El hombre bajó a su sembrado y se puso a labrar como siempre. Al poco rato volvió a aparecer el tanuki, que empezó de nuevo a mofarse de él.

- ¡Qué risa me das! ¡Mírate ahí, trabajando para nada! ¡Viejo tonto, toda tu cosecha se pudrirá y morirás de hambre!

El anciano no pudo aguantar más y se lanzó de nuevo a por el tanuki, que se dispuso a huir. Pero para su sorpresa, esta vez no le fue posible. Previamente el labrador había embadurnado de resina el tocón en el que el tanuki estaba sentado, y se había quedado allí pegado y no podía moverse. El anciano ató al tanuki con una soga y se lo llevó a casa.

- Mira lo que he traído! - le dijo a su mujer -, esta noche cenaremos sopa de tanuki.

Y diciendo esto, colgó al animal del techo, volviendo a continuación al campo.

La abuela, entonces, se puso a moler trigo para hacer harina. Al ver esto, el tanuki le preguntó en tono adulador:

- Abuelita, ¿qué hace?

- Estoy moliendo trigo, porque se nos ha acabado la harina.

- ¡Pobre abuelita, qué trabajo tan duro! ¿Me permite que le ayude? Si me desata y le ayudo acabará de moler el trigo mucho antes.

- No, de eso nada, si te desato mi marido me regañará.

- No se preocupe, cuando acabemos de moler el trigo, puede volver a atarme como ahora.

La anciana se dejó convencer. Desató al tanuki y le prestó el mazo para moler trigo. El tanuki se puso a trabajar con mucha destreza, y cuando acabó le pidió a la abuela que comprobara si lo había hecho bien. Cuando la mujer se inclinó sobre el mortero, el tanuki la mató de un mazazo. A continuación se transformó adoptando la apariencia de la abuela. Hizo sopa con ella y esperó a que el labrador volviera del campo.

Al labrador le gustó mucho aquella sopa y pidió otro tazón, pero cuando el tanuki se levantó para ir a la cocina, su rabo asomó por debajo del kimono, y entonces el hombre se dio cuenta del cruel engaño que había sufrido y se sintió infinitamente desgraciado y empezó a llorar desconsoladamente. El tanuki huyó con rapidez, mofándose de él entre grandes risotadas:

- ¡Viejo estúpido! ¡Querías comerme a mi, pero a quien te has comido es a tu mujer! ¡Ja, ja, ja!

En ese momento, apareció un conejo, que le dijo al labrador que lo había oido todo y le prometió vengarse del perverso tanuki.

Unos días después, el tanuki se encontró en la ladera del monte Fuji con el conejo, que estaba preparando unas gavillas de paja.

- ¿Qué haces, conejo?

- Construyo una choza con esta paja, para resguardarme del frío.

El tanuki, dispuesto a burlarse del conejo, se ofreció a ayudarle. El conejo le pidió que le ayudara a transportar las gavillas, y se las ingenió para que el tanuki, llevado por su codicia, se ofreciera a cargar él sobre sus espaldas con toda la paja. El conejo, libre de carga, caminando tras él, empezó a hacer chispear dos piedras.

"Kachi, kachi"

- ¿Qué es ese ruido? - preguntó el tanuki.

- Es el pájaro del monte Kachi-Kachi, que está cantando - respondió el conejo.

Y antes de que el tanuki pudiera reaccionar, el conejo prendió fuego a la paja con las piedras y salió huyendo a toda velocidad.

Al día siguiente, ambos animales volvieron a encontrarse, el tanuki lleno de quemaduras y enojadísimo con el conejo. Pero éste fingió no saber nada y le dijo:

- ¡No te enfades! Yo no he hecho nada, el que te ha provocado esas quemaduras es un conejo del monte Kachi-kachi. Y los conejos del monte Kachi-kachi son diferentes de los conejos del monte Fuji.

El tanuki se convenció, y le pidió algún remedio para sus quemaduras. El conejo le dio una mezcla de mostaza con pasta de soja y se la untó en la espalda. Esto le provocó al tanuki gran dolor y escozor, y no tuvo más remedio que lanzarse al río para quitarse aquel mejunje de encima. Tras limpiarse del todo, juró vengarse del conejo.

Más adelante encontró de nuevo al conejo en el monte de los Cedros, cortando un árbol. Al preguntarle, le dijo que estaba haciendo una barca porque quería ir a pescar.

- Quisiera ayudarte, pero si no recuerdo mal, el otro día me gastaste una broma cruel en el monte Fuji.

- ¡No te enfades conmigo, yo soy inocente! Aquel conejo no era yo, los conejos del monte Fuji no son iguales que los conejos del monte de los Cedros.

De nuevo engañado por la palabrería del conejo, el tanuki quiso ayudar a hacer la barca, pero el conejo le dijo:

- Tú eres de color oscuro, así que hazte una barca de barro. Yo, como soy blanco, la haré de madera.

El tanuki se puso a trabajar muy contento, y terminadas las barcas, ambos animales se fueron a pescar. A medida que se internaban en el mar, el conejo empezó a cantar golpeando el borde de la barca con el remo.

- ¿Por qué haces eso?

- Porque si no no vendrían los peces y no podríamos pescar. Haz lo mismo tú también.

El tanuki empezó a golpear el borde de su barca, que se quebró al instante.

- ¡Se me quiebra la barca! ¿Qué hago?

- No te preocupes, sigue golpeando, que por la grieta entrarán los peces.

Y el tanuki siguió dando golpes y la grieta iba haciéndose más grande, hasta que la barca empezó a hundirse. El tanuki no pudo escapar y se ahogó.

Más tarde, el abuelo se puso muy contento al saber que el conejo le había dado a aquel perverso tanuki su merecido.

Notas:


- El 狸 tanuki (Nyctereutes procyonoides) es un animal de la familia de los cánidos, originario de China, que se encuentra principalmente en China y Japón, así como en algunas regiones del Cáucaso y de Europa central y oriental. Es un personaje muy habitual de las historias tradicionales folklóricas japonesas, en las que aparece representado como un animal dotado de la capacidad de cambiar de forma a voluntad y que a menudo realiza diversas travesuras para confundir a los humanos, aunque es raro que sea el villano de la historia; este cuento es una de las pocas excepciones en las que esto ocurre.

- Mucha gente confunde al tanuki con el mapache, por el gran parecido entre ambos, pero en realidad no tienen nada que ver entre sí. El tanuki es un cánido, es decir, un perro salvaje, mientras que el mapache (llamado en japonés 洗い熊 araiguma, "oso lavador", como también se le llama en otros idiomas, debido a su curiosa costumbre de manipular los alimentos en las orillas de los ríos antes de comerlos, como si los estuviera lavando) es más bien un pariente cercano de los tejones y las comadrejas (o eso tengo entendido, aunque la verdad es que no estoy del todo seguro; si alguna de las biólogas que os pasáis por este blog me pudiérais dar más detalles os lo agradecería mucho ^_^)


Tanuki (Nyctereutes procyonoides)
Fotografía: Piotr Kuczynski
Imagen alojada en Wikimedia Commons


- Kachi-kachi es una onomatopeya del ruido crepitante del fuego o las llamas, por lo que el nombre "Kachi-kachi yama" puede traducirse como "La montaña crepitante" o algo parecido.

- Existe en Japón una línea de ferrocarril, la Shikoku Tanuki Train Line, cuyo slogan publicitario es "Nuestros trenes no están hechos de barro", una referencia directa a este cuento.



Fuentes:

Cuentos y Leyendas del Japón, de Amparo Takahashi
(Editorial Labor S.A., 1984)

Wikipedia: Kachi-kachi yama (en inglés)
Nyctereutes procyonoides (en español)
Tanuki (en inglés)





5 Comments:

Zanthia Khalá dijo...

mola la historia ^^

SemielfaMish dijo...

Vaya con el tanuki y el conejo, parece que pocos cuentos se escapan de tener un poquito de crueldad, sean de dónde sean^^U
Este nunca lo había oído, gracias por compartirlo ^^

Deka Black dijo...

xdddd Eso le pasa al tanuki por malvado! ay señor señor, tambie hay que ser tonto para dejarse engañar asi. Aunque se lo ha buscado, mira que hacerle sopa de su propia esposa... tsk tsk tsk...

Aunque si soy sincero, esperaba que el tanuki muriera abrasado la primera vez.

Me ha gustado, me ha gustado mucho ;)

Aighash & Moreloth dijo...

Claro que te ha gustado. Tu familia haciendo estragos en los cuentos y leyendas XD.

Que cuento más bestiajo. Me recuerda al de la Caperucita original en que el lobo cocinaba a la abuela y se la servía a Caperucita. xD si es que no hay cultura que escape de las historias gores (XD seamos realistas, estas cosas son las que les gustan a los niños).

Un saludo ^^
(Aighash)

Deka Black dijo...

eh, de estragos nada, solo se ha hecho justicia, caray!

 

blogger templates 3 columns | Make Money Online