domingo, 29 de mayo de 2011

Cuentos tradicionales japoneses: El anciano que hacía florecer los árboles - 日本の昔話 ・ 「花咲か爺さん」


El anciano que hacía florecer los árboles


Hace mucho tiempo, en un pequeño pueblo de Japón, vivían una pareja de ancianos. Eran muy pobres, no habían llegado a tener hijos y vivían con la única compañía de su perro, Shiro, al que habían rescatado tiempo atrás de los maltratos de su vecino.

Cierto día, Shiro se puso a ladrar y a remover la tierra:

"¡Guau, guau! ¡Cava aquí!", parecía decir.

"¿Quieres que cave aquí?", dijo el anciano. "Está bien, voy a cavar"

Y al cavar donde le indicaba el perro, el anciano se sorprendió mucho al ver que en el suelo había enterrada una gran cantidad de monedas de oro.

Pero su malvado y avaricioso vecino también vio esto, e inmediatamente dijo:

"¡Yo también quiero que el perro me diga dónde tengo que cavar para encontrarme un montón de monedas de oro! ¡Dámelo ahora mismo!"

Y, llevándose a la fuerza al perro, hizo que cavara también en su jardín. Pero, por más que cavaba donde le indicaba Shiro, el avaricioso vecino no lograba encontrar más que huesos y desperdicios malolientes, lo que le enfureció de tal manera que mató al pobre perro a golpes.

Los ancianos se entristecieron mucho por la pérdida de Shiro. Lo enterraron en su jardín y señalaron el lugar de la tumba con una vara. Pero a la mañana siguiente, al ir a visitar la tumba, se encontraron con que la vara se había convertido en un enorme árbol.

Los ancianos, utilizando madera de ese árbol, fabricaron un mortero para preparar mochis. Y para su sorpresa, descubrieron que del interior de todos los mochis que hacían con ese mortero salían más monedas de oro y diversos tesoros y joyas.

De nuevo, el vecino avaricioso les arrebató el mortero para enriquecerse él también, pero al descubrir que de los mochis que él preparaba no salían tesoros, sino desperdicios, en otro arranque de ira quemó el mortero hasta dejarlo reducido a cenizas.

En ese momento, una fuerte ráfaga de viento esparció esas cenizas hacia un árbol cercano que llevaba tiempo completamente seco y muerto, y mágicamente, de las ramas de ese árbol empezaron a brotar bellas flores.

Justamente entonces, por casualidad, pasó por el lugar el señor feudal que gobernaba la región, y se quedó maravillado al observar con sus propios ojos cóm
o brotaban aquellas hermosísimas flores. Y le gustaron tanto, que dedició recompensar generosamente a los ancianos.

El vecino avaricioso entonces dijo, indignado:


"¿Por qué das dinero a estos? He sido yo el que ha hecho brotar esas flores, es a mí al que tienes que recompensar. ¡Mira!".

Y diciendo esto, tomó un puñado de ceniza en sus manos y la arrojó contra las ramas del árbol. Pero no sólo no brotó flor alguna, sino que la ceniza fue a parar a la cabeza y los ojos del señor feudal.

Inmediatamente sus sirvientes se lanzaron a por el vecino avaricioso y le dieron una paliza. El hombre fue encarcelado y los ancianos vivieron felices el resto de sus días.


Versión en japonés >> aquí <<.


Notas


Este cuento fue recopilado por el escritor inglés Algernon Freeman-Mitford en su libro Tales from Old Japan.

En japonés, las palabras おじいさん ojiisan y おばあさ obaasan significan literalmente "abuelo" y "abuela", pero se pueden emplar también con el significado de "anciano" y "anciana".

Igualmente, おじさん ojisan significa "tío", pero puede traducirse también como "señor".


Imagen procedente de Una japonesa en Japón.

7 Comments:

Deka Black dijo...

vale, lo del perro es una tragedia. pero que jartá de reir con el otro vecino al final. Es que estoy viendo la cara del señor feudal y como le señala a sus sirvientes lo que hay que darle.

Ay señor, señor... Eso por listo. ;)

Zanthia Khalá dijo...

Magnífica historia; una vez más se demuestra que ser avaricioso no trae más que malas consecuencias ^^

Más cuentos, anikiii!

Neovallense dijo...

Bonito cuento ^^

Jella dijo...

Bonito cuento! Me encanta tu blog +.+ te sigo!
Un abrazo :3

河曲勝人 - Kawano Katsuhito dijo...

¡Gracias! ^^

Anónimo dijo...

Hola:

Ehhh... este... tengo una pequeña observación que comentar.
No es una traducción muy fiel ¿no?

ある ところ に
¿en un pequeño pueblo de Japón?

とてもかわいがっていました
¿al que habían rescatado tiempo atrás de los maltratos de su vecino?

etc etc

河曲勝人 - Kawano Katsuhito dijo...

Bueno, digamos que esta es una traducción realizada a partir del texto original que figura en mi blog de japonés, pero extendida, desarrollándola un poco más (habrás comprobado que el original es en comparación mucho más simple). En cualquier caso es algo que no afecta en modo alguno ni al desarrollo ni a la comprensión del cuento.

En cuanto a esas dos frases que mencionas, efectivamente se apartan un poco más del significado original (sobre todo la referida al perro). Ambas expresiones, tanto lo de "en un pequeño pueblo de Japón" (el original dice "en cierto lugar") como que el perro "era maltratado por su vecino" (en el original, simplemente "lo querían mucho") proceden de la traducción que aparece en el blog de Una japonesa en Japón, que está enlazado al final del post y de donde también procede la imagen. No sabría decirte por qué utilicé esas expresiones en mi traducción, pero supongo que Nora, la autora de ese blog (que es nativa japonesa) utilizó en su momento para su propia traducción una versión en japonés del cuento que quizás sí contenía ambas frases o similares; como bien se indica, un mismo cuento puede tener infinidad de versiones y variaciones de una región a otra, así que no sería raro en absoluto. O sencillamente pueden ser dos licencias literarias que Nora se tomó sin más, quién sabe. En cualquier caso el contenido del cuento, la historia que nos transmite, creo que no cambia lo más mínimo por esos pequeños detalles.

Un saludo y gracias por tu comentario y tu acertada observación. ^_^

 

blogger templates 3 columns | Make Money Online