domingo, 30 de enero de 2005

Minicumbre improvisada con Lau, Luis y Javier - 仲間空間人との待ち合わせ 

Esta tarde, al encender mi móvil para comprobar el saldo restante en la tarjeta, había en el buzón de voz un mensaje de Luis y Laura, compañeros de clase de japonés en la EOI y del foro Espacio Japón, diciendo que había algo de lo que tenían que hablarme, que por favor les llamara lo antes posible. El mensaje había sido dejado el viernes por la tarde, pero no lo vi hasta hoy porque he tenido el móvil apagado todo el rato (lo utilizo muy poco, los móviles y yo no somos una buena combinación... pero me estoy yendo por las ramas, y esto es más bien un tema para otro post). Así que les he llamado inmediatamente, y ellos me han dado la gran noticia: ¡que se nos casan!

Tan feliz acontecimiento bien merecía quedar con ellos en persona y celebrarlo por todo lo alto, así que hemos acordado reunirnos en el centro de la ciudad, a las seis y media de la tarde, junto con Javier, alias Akebono, también colega foreño y de las clases de la EOI.

Hemos quedado los cuatro frente al Starbucks de la plaza de Callao... y por cierto, que el sitio no estaba elegido por casualidad, ya que esta cadena de cafeterías, que se está extendiendo por Madrid a ritmo vertiginoso, se ha convertido casi en la sede oficial de las quedadas ("cumbres", en nuestra particular jerga) del sector madrileño del foro, y casi siempre, vayamos donde vayamos, sea cual sea el plan inicial, acabamos haciendo una visita a uno de estos locales. Tanto es así que entre nosotros ya son habituales las bromas del estilo de que "el foro Espacio Japón coloniza el Starbucks", "van a tener que convertirnos en clientes honorarios" o "podríamos cambiar el logo de Starbucks por uno de Espacio Japón"... y hoy incluso hemos llegado al "¿y por qué no os casáis en un Starbucks?"

Yo llegué al lugar cinco minutos antes de la hora (no me gusta llegar tarde cuando quedo con alguien), y mientras esperaba a los demás me he llevado un buen sobresalto... bueno, yo y toda la gente que pasaba por allí en aquel momento. Y es que de repente ha aparecido por la esquina
de la Gran Vía una extraña mujer, que tenía toda la pinta de estar trastornada psíquicamente y que parecía como si se hubiera escapado del peor de los manicomios (vestida con un camisón, pelo desgreñado y sucio, con una cara de mala uva que asustaba y fumando nerviosamente un cigarrillo... sólo le faltaba ir blandiendo una escopeta para parecer totalmente salida de una película de terror), y sin venir a cuento, ha cogido con las manos un cartelón del Starbucks y lo ha arrojado al suelo violentamente, mascullando no se sabe qué. Yo he dado un respingo al contemplar tan inesperado arrebato, y me he preparado para echar a correr a la mínima de cambio, porque por un terrible instante me ha dado la impresión de que la señora miraba hacia donde estaba yo, y vete a saber qué ideas le podrían pasar por la cabeza... Pero no, afortunadamente ha dado media vuelta y se ha marchado por donde vino, sin dejar de soltar improperios. Nos hemos quedado todos con la boca abierta, y mi corazón ha tardado unos segundos en volver a latir a su ritmo normal.

Poco después de este insólito incidente, han aparecido Lau, Luis y Javier. En vista de que el Starbucks estaba totalmente lleno, hemos orientado nuestros pasos hacia un local llamado "El Jardín Secreto", cerca de la Plaza de España, que Lau y Luis frecuentan bastante (son amigos de casi todos los camareros) y en el que nos han asegurado que tienen unos pasteles de lujo y una carta impresionante. No hemos podido quedarnos, ya que estaba hasta arriba de gente y con lista de espera, pero nos hemos prometido volver a quedar en breve e ir a cenar otro día allí, reservando mesa si es preciso. La verdad es que el sitio tenía bastante buena pinta, no demasiado grande y con un ambiente bastante acogedor.

Así que al final hemos acabado tomándonos unas copas de helado en un VIPS cercano, en medio de una animada charla que ha abarcado gran variedad de temas, incluyendo, (por supuesto), todo lo concerniente a la próxima boda de esta encantadora pareja, a la que, naturalmente, no
faltaré... Tras los helados, y mientras esperábamos largo rato a que los camareros se dignasen acordarse de nosotros y traernos la cuenta, no podía faltar la correspondiente sesión de fotos para la posteridad, fotos que podéis ver a continuación:

Hosted by Photobucket.com
Katsu (un servidor), Lau y Luis



Hosted by Photobucket.com
Lau, Luis y Akebono



Hosted by Photobucket.com
La parejita feliz: Lau y Luis

Aunque ya se lo he dicho en persona, aprovecho este post para felicitarles de todo corazón por su compromiso y desearles mucha felicidad, que sin duda se la merecen, por ser tan buena gente.

Y esto ha sido todo por mi parte... si queréis más información y fotos, visitad el blog de Lau y Luis, Puente Aéreo.


Saludos,

Katsu

sábado, 29 de enero de 2005

Japón, mi sueño dorado - ボクの抱いている夢: 日本の旅

Una compañera de las clases de japonés de la Escuela Oficial de Idiomas me comentaba anteayer, al salir de clase, que tenía intención de viajar a Japón dentro de poco, que iba a estar aproximadamente un mes, que recorrería una gran parte del país y que además el alojamiento le saldría gratis, porque seguramente se alojaría en casa de una amiga suya.

Y, claro, mientras sonreía al oír sus explicaciones, yo me decía para mis adentros: cachis, otra más que se va para allá... ¡qué envidiaaaaaaa! ¡Yo también quierooo!

Es una envidia sana, por supuesto, pero inevitable cada vez que alguien me dice que va a ir a Japón o que ya ha estado allí. Y es que siempre me quedo con la sensación de que todo el mundo puede viajar a Japón, menos un servidor, que está como loco por poder pisar algún día el archipiélago. Este es mi sueño dorado que llevo acariciando desde tiempos inmemoriales, y que, por razones de tiempo y de dinero, aún no he podido cumplir... aunque todo se andará.

Lo más gracioso de todo es que el plan del viaje de esta compañera de clase es, exactamente, el mismo que a mi me gustaría poder realizar desde hace tanto tiempo. Aunque con estar allí una semana o diez días ya me daría por satisfecho, lo que verdaderamente me gustaría es disponer de un mesecito entero, como mínimo, para recorrer el país de norte a sur, desde Hokkaido hasta Okinawa, pasando por las grandes megalópolis (Tokio, Osaka, Nagoya, Kobe...), sin olvidar lugares históricos como Nara, Nikko o la ciudad de Kioto, antigua capital del imperio.

Sin olvidarnos del emblemático y venerado monte Fuji, conocido en todo el mundo por la simetría de su perfil y su cumbre cubierta de nieves perpetuas. Es el símbolo nacional de Japón, y su imagen puede encontrarse por todas partes: desde las tarjetas telefónicas hasta los envoltorios de papel higiénico, pasando por platos, tazas, sobres, respadores de hielo, pisapapeles, calendarios o ceniceros. Cuando finalmente vaya a Japón espero tener la ocasión de escalarlo, aunque si eso no resulta posible me bastará con contemplar su impresionante y simétrica figura.

Me dejo muchos lugares en el tintero. La ciudad de Yokohama, con su famoso puerto y uno de los mayores y más bulliciosos barrios chinos del mundo. Sapporo, capital de la norteña isla de Hokkaido, famosa por las gigantescas esculturas de nieve que adornan sus calles cada mes de febrero, en el Festival de Invierno. O, yéndonos al otro extremo del archipiélago, la isla de Okinawa, al sur (muy cerquita de Taiwan), todo un paraíso tropical repleto de playas de gran belleza, un clima tan cálido y agradable como su gente, y una dieta particularmente saludable que convierte a los okinawenses en los más longevos del mundo.

También, por supuesto, me gustaría poder visitar algún día las ciudades de Hiroshima y Nagasaki, renacidas de sus cenizas tras el holocausto nuclear, y por sí mismas todo un monumento a la paz mundial. O alguno de esos tranquilos pueblecitos del interior en los que parece como si el tiempo se hubiera detenido. O también... en fin, mejor lo dejo aquí, porque si sigo enumerando los rincones de Japón que quiero visitar no acabaré nunca. Pero ya os hacéis una idea, supongo.

Todo esto sólo es un sueño, por ahora, pero tengo claro que más tarde o más temprano acabaré por cumplirlo. De eso no tengo la menor duda. Algún día podré hablar de Japón desde mi propia experiencia, no sólo por lo que lea en libros y revistas, vea en películas y me cuenten mis amigos y conocidos. Y espero que ese día llegue lo antes posible...

miércoles, 26 de enero de 2005

Se acabaron las obras

Por fin, este blog ya luce como yo quería. Me ha costado horrores (soy un total, completo y absoluto negado para estas cosas), pero finalmente, con la inestimable ayuda que me han dado en el foro Manga a Gritos, he aprendido a añadir en la plantilla de este blog las líneas de código HTML necesarias para poder incluir las listas de direcciones favoritas que desde ahora podéis ver a la izquierda. Muchas gracias a los que me habéis echado una mano.

A partir de este momento, se puede decir que las "obras de acondicionamiento" de esta nueva Katsu House han terminado (si alguien ha notado alguna cosa rara al entrar aquí desde ayer, era por eso), y el blog ya ofrece la que será su imagen definitiva. Espero que sea de vuestro agrado, y que todos los que paséis a leerme os sintáis a gusto aquí.

Cambiando de tema, por una vez las previsiones metereológicas han sido acertadas, y el anunciado temporal de frío polar que afecta estos días a gran parte de la península ha llegado también a Madrid. Anoche el ambiente era verdaderamente gélido, era casi una locura salir a la calle sin un buen abrigo, un gorrito de lana embutido hasta las orejas, y una cálida y confortable bufanda bien enrolladita alrededor del cuello.

Y con el frío han llegado también las nevadas a la capital. Esta noche, la nieve ha cuajado, y los tejados de las casas y los techos de los coches han amanecido cubiertos de una fina capa blanca, algo que últimamente no es muy común por aquí. Hacía bastante tiempo que no veía algo así en Madrid capital.

No son excesivamente buenas noticias para el catarro que llevo arrastrando desde hace algún tiempo y que no termina de curarse, pero por lo demás no me quejo; me encanta la nieve...

Saludos,

Katsu

martes, 25 de enero de 2005

¿El fin del Hubble?

Leído en la sección de off-topics del foro de Nipoweb, Espacio Japón (http://www.nipoweb.com/foro ):


NASA no tendrá fondos para reparar el telescopio "Hubble"

Sábado, 22 de Enero de 2005
EFE -

"La NASA ha decidido desechar sus planes de reparar al telescopio espacial "Hubble" debido a que se necesitan al menos 1.000 millones de dólares para hacerlo, informaron hoy fuentes cercanas al proceso.

La Agencia de Aeronáutica y del Espacio de EEUU (NASA) estaba sopesando enviar un brazo robot para esa actividad pero la Casa Blanca eventualmente decidió no asignar los fondos en el presupuesto nacional del año fiscal 2006 que empieza el 1 de octubre.

Esta medida fue adoptada teniendo en cuenta que los costos de los trabajos en el "Hubble" podían superar los 1.000 millones de dólares, precisaron las fuentes.

La administración del presidente estadounidense George W. Bush ha manifestado su intención de incrementar en un 4,6 por ciento el presupuesto de la NASA de 17.000 millones de dólares anuales.

Pero ese incremento permitirá desarrollar programas para la exploración de la Luna y de Marte, como quiere Bush, y no incluye la reparación del "Hubble".

La agencia espacial, que en abril del 2004 canceló una misión de reparación del "Hubble" programada para el 2006, tiene sin embargo en estudio 27 propuestas de universidades y empresas para salvar al telescopio, que ha maravillado a los científicos.

El "Hubble" fue lanzado en 1990 y se convirtió de inmediato en un gran éxito. Desde su órbita a 600 kilómetros de la Tierra, el artefacto ha enviado imágenes asombrosas de regiones distantes del Universo.

Pero su vida útil ya ha sido extendida dos veces más allá del plazo inicialmente previsto y después del desastre que destruyó en febrero de 2003 el transbordador espacial "Columbia", la NASA suspendió una misión de astronautas, prevista para junio de 2006, para repararlo.

El "Hubble", con el cual los científicos han visto galaxias antes desconocidas, goza de una gran respaldo entre astrónomos profesionales y aficionados y desde el año pasado se han multiplicado las voces que piden su permanencia."


Qué triste. En la administración norteamericana nunca va a faltar el dinero para armamentos, pero son incapaces (o simplemente no les da la gana) de hacer un esfuerzo para reparar el telescopio espacial, que tan útil ha sido para el avance de la ciencia astronómica a lo largo de las dos últimas décadas.

Y hay que ver lo increíblemente hermosas que son algunas de las imágenes que nos ha regalado este viejo telescopio...A lo largo y ancho de internet hay muchas páginas en las que es posible encontrar cientos de fotografías de gran belleza, tanto de los astros de nuestro sistema solar como de los más recónditos rincones del universo. (yo os recomiendo dos: http://hubblesite.org/gallery/ y http://www.space.com). Muchas de ellas son ideales como fondo de escritorio, al menos para mi gusto, además de una verdadera delicia para la vista (me encanta la astronomía y eso de mirar las estrellas, lástima que las ciencias nunca hayan sido lo mío).

En fin, esperemos que se imponga la razón y alguien se preocupe por seguir manteniendo al viejo y querido Hubble con vida. Seguro que aún puede asombrarnos mucho más con lo que capte su mirada siempre dirigida al espacio profundo, y seguir contribuyendo a desvelar muchos de los misterios que aún guarda el Universo.

domingo, 23 de enero de 2005

Lecturas en curso

Voy a comentaros las dos lecturas que llevo actualmente en curso, un cómic (un manga japonés, para ser exactos) y una novela. No soy un lector empedernido, ni de cómics ni de libros en general, lo que no quiere decir que no haya tocado un libro en mi vida, claro... por mi carrera he tenido que leer bastante. Lo que sucede es que me cuesta ponerme a leer por iniciativa propia, y cuando me pongo, o bien termino el libro en unos pocos días, o me lleva un montón de tiempo acabarlo...

En fin... ahí va el rollo, para quien le interese y quiera tener la paciencia de leerlo.

El cómic no es otro que "Hiroshima (Hadashi no Gen)", del autor japonés Keiji Nakazawa. Se trata de una historia autobiográfica basada en sus propias experiencias tras la caída de la bomba atómica en Hiroshima, lo que sucedió cuando él tenía seis años. El argumento gira en torno al personaje de Gen Nakaoka y su familia: su padre Daikichi, su madre Kimie y sus hermanos Kôji, Akira, Shinji y Eiko. Ya antes de la caída de la bomba la familia Nakaoka sufre el odio de sus vecinos debido a la feroz oposición de Daikichi a la guerra contra Estados Unidos, por lo que es considerado un traidor, y automáticamente también el resto de la familia. Tanto Gen como sus hermanos tienen que soportar el odio de su comunidad, en una sociedad fuertemente influenciada por las consignas militaristas y fanatizada ciegamente por la idea de que el emperador es el dios que protegerá al Japón y le ayudará a derrotar a los "kichiku beiei", los bárbaros americanos y británicos.

Esa fatídica mañana del 6 de agosto de 1945, Daikichi, Shinji y Eiko mueren abrasados entre las ruinas de su casa tras la explosión atómica. Koji y Akira se han librado de la muerte, uno por haberse alistado en la Marina para luchar contra el enemigo, y el otro por haber sido evacuado días antes. Kimie, que estaba embarazada, da a luz a una niña poco después de la explosión. Gen, su madre y su hermana, tienen que apañárselas para sobrevivir en un ambiente devastado y hostil, que además ha endurecido el corazón de las personas hasta el punto de preocuparse sólo por sí mismas y pisotear sin piedad a los más débiles. Por el mero hecho de ser supervivientes de Hiroshima, Gen y su familia sufren el odio y la incomprensión de todos aquellos a los que tratan de pedir ayuda. Y, por si fuera poco, también ellos empiezan a sufrir los síntomas de la enfermedad radiactiva.

La serie se alarga durante siete tomos, en los que a la familia Nakaoka no deja de sucederles una calamidad tras otra. El tono de la narración es extremadamente duro, no deja títere con cabeza a la hora de criticar tanto a los norteamericanos por su decisión de lanzar la bomba, como a los propios japoneses por su fanatismo, su locura belicista y su crueldad con los demás en una situación límite. Aunque no todo son desgracias, el autor deja un resquicio para la ingenuidad, la alegría y la firme esperanza de sobrevivir frente a la adversidad por encima de todo, además de algún que otro toque humorístico que contribuye a aliviar momentáneamente la tensión.

Este manga fue adaptado a la animación en una película realizada por el estudio Mad House y dirigida por Masaki Mori. La película condensa en apenas ochenta y cinco minutos los dos primeros tomos del manga, omitiendo, por razones obvias, muchos hechos y personajes de la historia original. Por ejemplo, la oposición de Daikichi a la guerra se menciona muy de pasada, y Pak, el vecino coreano de los Nakaoka, (que en el manga les ayuda a salir de más de un apuro y a través del cual se censura sin piedad las atrocidades cometidas por los japoneses en Corea) apenas aparece en una breve secuencia. A pesar de todo, la historia no pierde ni un ápice de su dureza (la secuencia de la explosión atómica es sencillamente espeluznante, se extiende durante varios interminables minutos y se nos muestra con todo lujo de detalles y con imágenes de gran crudeza) aunque tiene un tono en general más ingenuo e infantil.


En cuanto a la novela que estoy leyendo, se trata de "Majo no Takkyûbin" (Kiki's delivery service), de Eiko Kadono. Más concretamente estoy leyendo la edición original japonesa, ya que no hay por ahora una edición en español (aunque sí la hay en inglés e italiano) Se trata de la obra literaria original en la que se inspiró Hayao Miyazaki para su película de animación del mismo título, que nosotros conocemos como "Nicky, la aprendiz de bruja". Realmente, más que una versión animada del libro, la película es una adaptación muy libre del mismo, con muchos cambios sobre el texto original... tantos, que a la autora de la novela no le hicieron ninguna gracia y puso muchas pegas al proyecto, que estuvo a punto de no salir adelante. Sin embargo, el éxito de la película parece que animó a Kadono a seguir escribiendo más aventuras de la brujita Kiki, que de hecho ya van por su cuarta entrega, que salió a la venta a principios del año pasado.

Los que hayáis visto la película ya conoceréis el argumento de la novela, que básicamente es el mismo, pese a los cambios sufridos en la adaptación animada. Kiki (Nicky) es una brujita de trece años que, por el hecho de haber llegado a esa edad, tiene que cumplir con la tradición y marcharse de casa para vivir por su cuenta durante un año en una ciudad donde no haya ninguna otra bruja, y desarrollar sus poderes ayudando a la comunidad. Siempre en compañía de Jiji, su fiel gato negro, Kiki llega hasta la ciudad de Korico y logra establecerse en casa de la panadera Osono, que le ofrece alojamiento. Como el único poder mágico de Kiki es el de volar por los aires sobre su escoba, decide abrir un negocio de paquetería express a domicilio, llevando toda clase de paquetes de un lado a otro de la ciudad por vía aérea.

La película ya estaba orientada básicamente al público infantil, aunque es totalmente apta para todas las edades y un adulto sin prejuicios puede verla y disfrutar de ella sin problemas. La novela original está destinada a los niños de entre ocho y doce años, más o menos, y por ello está escrita en un estilo muy sencillo y fácil de leer. Los libros infantiles son ideales para practicar la lectura en japonés, y de hecho con un nivel medio del idioma, y teniendo un buen diccionario a mano, es fácil seguir el argumento sin perderse... aunque claro, tener que estar todo el rato consultando las palabras que no conozco hace que el ritmo de la lectura sea muy lento. Por eso apenas he llegado todavía a la mitad del libro. Espero poder acabarlo pronto para poder empezar inmediatamente con el segundo volumen, (que, por cierto, se titula "Kiki y su nueva magia").


Esto es todo por hoy, espero no haberos aburrido mucho.


sábado, 22 de enero de 2005

Nace el blog de Katsu

Bueno, pues yo también me he metido en este mundillo de los blogs de internet. En principio tenía intención de registrarme sólo para poder postear comentarios en los blogs de otras personas que suelo leer a diario, pero al final me he dicho... ¿y por qué no?

Y como ya está hecho y no puedo volverme atrás... aquí me tenéis. No puedo aseguraros que vaya a escribir en este blog a diario, porque ya posteo en un montón de foros de internet incluyendo mi Katsu House original, que estaba pensado para cumplir en parte con esa función (y aunque ahora inicie este blog la KH sigue en la brecha, recordad... http://gritos.com/katsu), pero trataré de actualizarlo con cierta frecuencia, si encuentro algo interesante que contar. Me temo que mi vida no es demasiado emocionante, así que no esperéis gran cosa... supongo que al final me centraré en los temas de siempre: Japón, la lengua y cultura japonesa, el cine, televisión, música, anime, manga y cómics en general, deportes, vacaciones y viajes, física nuclear avanzada (no, esto último, va a ser que no)... Y alguna foto que otra siempre caerá, por supuesto.

Pues nada, a ver qué tal me funciona el experimento. Espero no aburriros demasiado a los que os atreváis, por vuestra cuenta y riesgo, a leer las cosas que escriba aquí. Y, desde luego, todos los comentarios que queráis dejarme (alabanzas, críticas constructivas o destructivas, spam de vuestros blogs y páginas personales, anuncios de vacaciones en Florida, amenazas de muerte...) serán bien recibidos.

Saludos,

Kawano Katsuhito


 

blogger templates 3 columns | Make Money Online